viernes, enero 16, 2009

Un-dos-tres

Saludos,

no me gustó pensar en este cuento, pero es una realidad...una triste realidad (ya despreocúpense, sí pondré cuentitos):

"- Un-dos-tres por Fer que está detrás del árbol - gritaba con todo pulmón Beto.
- Un-dos-tres por Miri que está detrás de los columpios - siguió gritando Beto, emocionado mientras medio ignoraba la regla de oro "no cuidar rancho". Fer se acercaba cabizbajo pues iba a tener que contar la siguiente ronda.
Los niños iban saliendo uno a uno descubiertos por Beto, él era el único y poderoso "as" de las escondidas.
- ¿Y Gonzalo? - se preguntaban todos los niños. Beto ya había usado su instinto de buscador de las escondidas, incluso se había puesto a buscar con otros niños a Gonzalo. No aparecía por ninguna parte.
- Ahh a lo mejor se aburrió y se fue a su casa, vamos por unas paletas - terminó diciendo Beto al rendirse de no encontrar a Gonzalo.

Gonzalo, mientras tanto, estaba en la cajuela de un carro camino a una metrópoli para pedir algún rescate."

P.D. paremos estas situaciones.

Arriba y adelante!!!

2 comentarios:

Nacho dijo...

Que cosa tan horrible. La verdad que no esperaba leer esto contigo, pero bueno. Un poco de literatura de denuncia está bien.

chicokc dijo...

Pues sí, es una realidad que amenaza. Gracias por tu comentario Nacho