sábado, julio 26, 2008

Algún día

Saludos,

espero que algún día nos demos cuenta que promulgar leyes no hará que la gente lea. Creo que la gente puede pensar en leer cuando comience a comer adecuadamente. El hecho de dar de 15 - 20 libros (con su envoltura y toda la cosa) y que sea norma tener esa cantidad de libros en su casa no está muy bien pensado (creo yo). Qué hará un obrero (o ilustre diputado) que acaba de pedir su crédito (requisito indispensable para obtener cultura) si no sabe leer ni escribir (creo que un diputado puede leer su nómina, ya es ventaja!) con un diccionario, un cancionero (de música) y una Constitución - entre otros merecidos ejemplares, por qué no regalan libros de Paulo Coelho (para que no se diga que en México no hay payola) o la novedad "Los monstruos del espejo" de nuestro querido Carlos Cuahtémoc Sánchez - de menos el diputado va a tener dónde poner los kilos que son 20 libros. Que nos atrae a pensar que con esta ley veremos a todos en el chato con su quijote al brazo, al chamaco del otro (ese a su vez con un ejemplar del principito).
Hay otros libros también bien "padriuris" como los de Gaby Vargas con Jordi Rosado. Pero aún así lo más leido en México es el libro vaquero y las TV Notas. Basura fétida que la editorial Televisa nos receta. Toda una enajenación y falta de pensamiento. No pues con esta noticia le ovacionarán al presi el hecho de dar unos bonitos pies de puerta o niveladores de mesas. Si realmente ayudara el imponer una ley así, estaría chido, pero será una ley más dentro de la Constitución que se violará. Si no por no querer leer, no poder obtener los libros, o por ser rebelde, ir en contra de las leyes: "ajalas! una nueva ley obliga a leer, ahora pos no leo, apenas que me iba a poner a leer el libro del Nobel Vargas Llosa, gran colombiano". Copyright: Vicente Fox.
No, no creo que con esto se arregle el déficit de lectura. Medio libro per capita por año. José Vasconcelos se debe estar revolcando en su tumba.
Acaso Elena Poniatowska levantará a la banda cultísima del peje y exijirá página por página, que el presi nos vaya a leer a nuestra camita, porque no es nuestra responsabilidad aprender, si no que nos tienen que dar todo? También Monsiváis irá a volcarse a las calles? Se hará un teje y maneje por libros que aún no se entregan? Dirán que CONACULTA o SEP o cualquiera que tenga que ver con los libros no se privatiza? No lo creo, eso no les interea. Eso no interesa. El libro puede llegar pero no leerse. El libro pesa y si hace hambre en la familia, se echará a una olla, se le pondrá agua y a comer sopa de libro, porque no hay dinero para comida (con comer se podría pensar después en leer) y que nutritiva es la tinta.

Arriba y adelante!!!

2 comentarios:

c0o1 dijo...

Opino que si bien no es la medida más correcta, es una medida.

Creo que si en la infancia me hubieran inculcado el gusto por la lectura, leería más.

De algo servirá. Como dice JIC, de todas formas no podemos estar peor. No se pierde gran cosa...

Kurt C. dijo...

No es la correcta y menos con la posible sugerencia de los textos adicionales que den.