viernes, junio 27, 2008

El corredor

Saludos,

foto: erre haciendo fotos

"en el largo y obscuro corredor había algo. Pero a la vez había nada. El pequeño niño no se decidía a caminar a las escaleras que estaban pasando el apagado foco. El cruzar esa impenetrable obscuridad pondría en discusión si mojar o no sus pantalones.
Cualquier cosa le podría salir al paso justo al entrar a la obscuridad (las personas no pasaban por su cabeza, más bien algún monstruo, engendro o algo de esa calaña) y salirse de la oscuridad sería imposible una vez dado el encuentro.
Armado de su pantufla, comenzó a caminar hacia la oscuridad. Su pantufla le daba seguridad y cualquiera rendiría cuentas ante su suela.
Lo primero en entrar fue su pie derecho - buen avance - fue lo que pensó. Enseguida la mitad de su cuerpo, ganando terreno poco a poco, deslizando su extremidad inferior derecha hacia adelante. Sus ojos se fueron acostumbrando a la penumbra y el voltear para atrás lo podría llevar a la perdición, la amenaza lo observaba temeroso desde la penumbra, una pantufla es capaz de derribar a cualquier alimaña.
Avanzó su cuerpo a la oscuridad, apenas podía distinguir, pero poco a poco veía más. Repetía una frase, una vez y otra. Todas seguidas. No paraba de decir: 'no existen los monstruos, no existen los monstruos, no existen los monstruos'.
Al llegar a dónde estaba el apagador, dió un suspiro, había logrado la meta y vencer el miedo a los monstruos. Lo había logrado. Craso error.
Desde las profundidades salió amenazante un objeto, el niño no distinguió qué fue. Cayó al suelo desmayado y sólo alcanzó a ver una figura que le preguntaba su nombre.
A los 15 minutos que recobró la conciencia, sus hermanos se reían a todo pulmón mostrándole el "monstruo" que lo había atacado: un trapeador con toallas enredadas al palo. Indignado, furioso y avergonzado se paró y se regresó a la cocina atravezando el mismo umbral, sin preguntarse si algún monstruo lo atacaría."

Arriba y adelante!!!

4 comentarios:

Guerrero dijo...

Buena historia, y tiene razón el niño, no existen los monstruos sólo están en nuestra imaginación, saludos

Kurt C. dijo...

Quiobole guerrero, que bueno que te gustó. Saludos!

Sr. Javier dijo...

Muy bueno =). Saludos. gracias por compartir.

Kurt C. dijo...

Gracias!

Saludos!