miércoles, agosto 22, 2007

Nacimiento

Saludos,

"I - El arribo

Un grupo de hombres bebía en la taberna de la ciudad entre discusiones, barbaridades, profanaciones, vino y mujeres. De esto ya hace tiempo.
La biología apenas avanzaba y no se conocía mucho acerca de anatomía. Incluso se le llamaba 'atanomía'.
Para estos hombres lo indispensable e infaltable a la hora de sus acaloradas discusiones era el tomar un partido y defenderlo incluso con la vida. No era extraño encontrar cadáveres abandonados en el callejón aledaño: perforados por objetos puntiagudos, morados de asfixia o azules de envenenamiento.

Cierto día llegó a la taberna un forastero, de luenga sonrisa y andar silencioso. Era lo más parecido a una ilustración humana de cuentos hindues. Aseguraba con el poder de su rostro el conocimiento, nombre y funcionamiento de todas y cada una de las partes del cuerpo humano. En la taberna se internó hasta el rincón izquierdo. Las miradas se dirigían hacía él. Las mujeres taberneras intentaron acercársele para conocer sus artes orientales, pero fueron rechazadas por un poder incomprensible e invisible. De nueva cuenta las mujeres se acercaban con vino y alimentos a los cuales el forastero ponía una mirada de reconocimiento, los analizaba, volvía a levantar la vista y sonreía añadiéndole en perfecto español: 'Gracias'.

El forastero no tomó nada ese día de su arribo. Pero los asiduos tabernarios se alimentaron de él. Ya al día siguiente se mencionaban leyendas: que era una avanzada de reconocimiento para la invasión del grupo mas sanguinario de guerreros del mundo; el visionario de una región mística de Oriente, el cuál les rebelaría secretos; un semidios perdido y muchas mas leyendas. Ese mismo día, cuando toda la población creía que el forastero había partido, en la taberna, se lo volvieron a topar. Miraba de nueva cuenta hacia las personas tabernarias. El dueño del local, hombre grande y fuerte capaz de trozar una cabra a la mitad con sus extremidades superiores, fue a ofrecerle un tarro de vino. El sólo hecho de acercarse caminando cimbraba los alrededores y hacia gritar y llorar a varios beodos: 'juro Dios mío no volver a tomar, si me libras de este temblor'. Al llegar con el forastero, puso con cuidado el tarro y pidió permiso para sentarse a la mesa. La contestación del forastero fue certera y cortante: 'No quiero bebida. Pero tú, cuídate de ella, te ha provocado cirrosis.'. En ese entonces el tabernero no conocía la enfermedad, no conocía su propia 'atanomía' y curioso le preguntó en que consistía. Le dijo varias palabras que en su vida campesina y citadina jamás había escuchado, pero le alarmó cuando le dijo que era una enfermedad que lo podía matar aún cuando se cuidara.
Tabernero y forastero hablaron escasos 10 minutos, pero el tabernero salió agradecido por los consejos para tratar su inflamación hepática. Con esta muestra el tabernero dejó que se quedara el tiempo que quisiera y de cierta forma le sugirió ir al día siguiente: 'Sabe, tengo una hermana con un mal de ojo bien malo.'.

El día siguiente el forastero también asistió a la taberna. Los cuchicheos eran mayores y a la vez se hicieron visibles algunas rencillas. Las mujeres tabernarias no querían voltear hacia otro lado que no fuera hacia el rincón izquierdo. Cuando estaban en la intimidad con algún asiduo beodo tabernario hablaban del 'jindu'.
Un hombre similar a un ropero, con no menos fuerza que el tabernero, se acercó con su tarro derramante de vino al imán de las miradas. No pidió permiso para sentarse y simplemente lo hizo, haciendo saltar unos centímetros al forastero. El tabernero, que conocía el tipo de sujeto que era el hombre ropero, se puso a la expectativa ya que el forastero era su seguro para una vida sana. Cuando el hombre ropero estuvo totalmente cómodo, abrió su bocaza para pronunciar: 'Éste es mi pueblo, ésta es mi cerveza y éstas son mis mujeres. ¡Lárgate Mustafa! No eres nada bienvenido en este pueblo. Llévate tus ciencias, artes y perversiones lejos de aquí.'. Apasible, el forastero le dijo las 3 palabras mas tétricas que habría de escuchar en su vida: 'Vas a morir.'.

...[continuará]."

Arriba y adelante!!!

9 comentarios:

Lizane dijo...

booo.
la venganza del jindu!
jaja.
muy buena primera parte!
esperare la segunda...
quiero tener esos poderes,
ver las enfermedades,
pero lo de morir... como que no me agradaria eso.

Chikislex dijo...

...y la saga continua. Alex, te digo que me cautivas de principio a fin. En vez de contarles a mis futuros hijos y nietos cuentos de la caperuza o de la cenicienta, estarán siempre presentes los Chicocuentos de Chico :P Claro, prometo que tendrás regalias.

Fue la mezcla extrañamente deliciosa de la tipica historia de vaqueros en el saloon, con un ser fantástico del otro lado del mundo, con toda su intriga y misterio. ;)


sALuDos Tocayito!!

Antonio Cárdenas López dijo...

No pos ta' chiido éjto, hii ñor.

jaja.

Oye, maravillosa foto eh.

Haz mejorado mucho en tu redacción, se ve más elocuente y fluida.

A mi punto de vista "un mal de ojo bien malo" "jindu" y eso, se me hacen un poco fuera de contexto, pues la redacción es muy noble y no es tan prosaica. Personalmente yo optaría por sugerir ese tipo de cosas en lugar de decirlas tal cual, por ejemplo "pronunciaba indú como cuando un niño masca pinole" o no así pues, jaja, pero si con esa idea.

Sale, un saludo!

ChavirA dijo...

Muero de ansias por leer la segunda parte!

Kurt C. dijo...

lizane: nop, no subió nada en el booímetro, jejeje. A ver si hoy sale la segunda parte, a lo mejor si a lo mejor no, será cuestión de ver que sucede.

chikislex: sólo espero que Disney no los robe y los transforme como ha hecho con algunos de ellos si acaso avanza mas esto de la cuenteada. Gracias, saludos tocayita.

antonio cárdenas lópez: tony, porque tan largo, es gigantesco tu "nick" jeje. No pues muchas gracias por la visita y el comentario, que bueno que ya se vea "mas mejor" este bussiness. A lo relativo de "jindu" y eso, también se podría cambiar y decirlo a secas "hindú" y mencionar que tenían una deficiencia en el lenguaje o algo, pero me parece que es un poquito mas rico saber como hablaban en el pueblo.

chavira: ya vendrá como dije, hoy o mañana o después, pero de que viene, viene.

Saludos!!!

ChavirA dijo...

Se a alargado taaanto ese "de que viene, viene.".

Parece que han pasado taaantos dias! :(

Saludos!

Kurt C. dijo...

Es la espera para la segunda parte nada mas, pero pronto...quizá hoy :O

Ån€iëNt §Öû£ dijo...

jajaja

los hiciste esperar tanto.
pero no tanto como mi contiuacion jaja. Porqueria de brito.

que al cabo no hay tantos asiduos como los tuyos xD.

Kurt C. dijo...

Jejej, ya no tarda pues.