viernes, abril 06, 2007

Viernes santo 40° C

Saludos,

"Lindo Michoacán, viernes santo a 40° C, unas simples palabras fueron suficientes para encender mi espíritu guerrero y mi afán autodestructivo.

'A qué no cruzas la alberca en menos de 10 minutos' - me dice una amiga. Otros amigos apoyaban la moción y trataban de convencerme.

Pero que PORQUERÍA!!! Eso es un suicidio, meterse a una alberca de esa calaña.
'Vas a morir ahogado entre tanta gente' - me dice mi amiga.

'Se tiene que despreocupar de lo ahogado entre tanta gente, lo marrano, cerdo o asqueroso que está el agua' - pensé al ver la maraña de personas que se agitaban en las aguas de la alberca de 1.60 de profundidad máxima.
'Te tengo un reto, una apuesta, un desafio' - me dice uno de ellos - 'a que no pasas la alberca en menos de 10 minutos' - con está, era la segunda vez que me retaban y era el mismo reto. No era humano cruzar eso, estaba abarrotado. Era una carrera de obstacúlos en el agua.
'Está bien, 500 pesos entre todos y lo cruzo, si no pues tendrán la oportunidad de verme cruzar o meterme en ese caldo insano.' - dije decidido a ganarme 500.
'Va que va' - dijeron todos y juntaron el dinero.

Decidido salté, después de franquear a los morritos jugando a orillas de la piscina que se avientan agua (cochina) de la que queda en los bordes yque me tocó un poco la pierna...estaba caliente...y esperaba en dios que fuera agua, no sin antes ver el panorama y veo una cama de personas sudorosas y bañadas en su propia crapulencia.
Para saltar fue necesario armarme de valor. 'Es hora ya, una apuesta es una apuesta' - pensé.
Salté y procuré caer lo mas levantado y seco evitando el agua puerca. 'Por fin estoy en la alberca' - dije en voz baja. En ese momento un señor panza de chelero levantó su delicado brazito mostrándome toooooodo su sope sudado y oloroso. Terrible. Como pude y armandome de mas valor me sumergí para evitar semejante atrocidad, la atrocidad de que me pusiera su sobaco. Al salir noté que no había dado ningún trago de esa agua salada. El agua estaba mas caliente adentro que en las orillas de la alberca.

Ahora si, era hora de comenzar mi travesía. Una pelota playera gigante pasó por las cabezas de los bañeantes todos levantaron los brazos divirtiéndose.
'Hey! que siento'- volteé para abajo y procuré mover la nata grasienta en la que me había sumergido. Era un niño aguerrido que iba por el fondo de la alberca sufriendo pisotones.
Seguí caminando, un niño obeso brincó de la orilla de la alberca sin fijarse donde caería y cayó por un lado mio, levantó una ola que me sorprendió y sí...tomé un trago de agua.

Soportando el terrible sabor y el asco de saber que muuuuchas personas se habían estado bañando ahi, que por hueva habían evitado ir al baño, continué con la apuesta...la apuesta es la apuesta.
Crucé un poco de nachos, aún con queso, seguí, guacala, pisé algo...no quería saber que era, pero era baboso. Estaba por fin a mitad de la alberca era ahí donde el valiente debía seguir adelante y ver lo que había recorrido.

Continué, cuando en eso se atravezó una cama inflable (a medio inflar) de plástico que tapaba las cabezas de muchas personas. Era necesaria otra zambullida. Me zambullí y antes de salir una señora de triple rodado se había interpuesto en mi camino, como movería semejante masa, imposible, había que rodearla.

Seguí mas y mas zurcando mas porquerias, un señor con una camisa interior y con una sonrisa de lado a lado y su dientooooote de oro, pero aparte de eso, no tenía 2 dientes. Por cierto, se bañaba en shorts.

Hice un esfuerzo y continué caminando, pisé los callos de alguien, los juanetes de otro más, la uña medio caida de alguien mas, otra cosa babosa y me encontraba a 1 metro de la orilla de la alberca.
Un niño entró corriendo con un sandwich en la mano, al momento del salto, el sandwich se desmembró y un pedazo de jitomate cae...justo en mi cabeza. 'Bueno, ha sido lo mas sano que ha tocado mi cuerpo en los últimos 10 minutos' - dije entredientes con un tono sarcástico, el cual una señora con tubos escuchó.

Continué y venía el dilema de salirse, para eso había que hacer un hueco e impulsarse hacia fuera para ir a tomar una ducha (si es que la hay) en la regadera mas cercana.
Me impulsé, salté y listo, estaba fuera, libre por fin! Y con 500 pesos en la bolsa, eso era todo.

Fuí a la regadera...el agua estaba caliente, pero el agua se sentía fría a comparación de la cosa en la que estaba nadando.
Caminé con mis compatriotas, que habían visto todos mis movimientos y no paraban de reir. Y con una sonrisa me dijo uno de ellos: 'Lo siento, tardaste 13 minutos, no hay dinero para tí. Por cierto, te recomiendo que vayas a hacerte un chequeo médido. También mañana es probable que tengas una conjuntivitis de no abrir los ojos por tanta lagaña.'

A alguien que se acaba de salir de una alberca de esa calaña a con un clima exterior de 40°C no se le dice, tardaste 13 minutos en contaminarte y no te ganaste nada, solo nuestras risas."

Arriba y adelante!!!

4 comentarios:

Edgar dijo...

Jajaja buenisimo el relato.

Pero entonces ¿si tardaste 13 minutos?, ¿Realmente no ganaste nada?, o ¿te estaba cotorreando?

Kurt C. dijo...

pero claro que no me metí a esa inmundicia, no, es un cuento nada mas, un relato ficticio.

Lizane dijo...

jajaja
mori de risa.
y te quedo identico al otro..
me imagine perfecto la escena las dos veces...

pero... 500 pesos?
no manches.

Kurt C. dijo...

jajaja, sip, 500 por salud...que ganga, no?